Si ya te cansaste de visitar siempre el mismo baño, es hora de reformarlo. No siempre es necesario realizar grandes obras, a veces con cambiar el baño por una ducha ya es suficiente. Pequeños cambios pueden dar una imagen nueva a tus espacios y dotarlos de mayor funcionalidad. En los baños, esto es incluso recomendable, porque por lo general suelen ser espacios pequeños y, la mayoría de las veces, mal aprovechados.

 

A continuación, vamos a ofrecerte unos consejos para reformar el baño con todas las garantías de éxito y sin gastar dinero de más.

Contrata a profesionales, regla de oro

A menudo, nos quejamos cuando hacemos reformas en casa porque gastamos mucho dinero y no siempre quedamos contentos. Por eso, la primera regla es confiar tu proyecto a profesionales cualificados que sabrán darte una respuesta satisfactoria a tus deseos y necesidades de reforma.

Los profesionales saben qué recursos vendrán bien a tu cuarto de baño, evitando que realices obras innecesarias o que algún detalle esencial se pase por alto.

¿Qué quieres en tu baño? Ideas claras

No siempre tenemos una idea clara de qué es lo que nos gustaría en el nuevo baño. Antes de decidirte a solicitar la obra, busca ideas, mira y compara. Hazte una composición predefinida del proyecto a realizar. Luego el profesional cualificado te dirá si esta idea es viable y te ofrecerá alternativas para ajustarse lo más posible a tu deseo. Pero piensa en estos detalles:

- Colores de fondo.

- Notas de color.

- Efectos que pretendes conseguir (sensación de amplitud, de intimidad, diseño clásico, moderno, divertido).

El material de construcción

En este aspecto, es el profesional quien mejor puede asesorarte acerca de cuáles son los materiales convenientes para tus suelos y paredes. Pero piensa al menos en el estilo: minimalista, moderno, rural o clásico.


Un profesional cualificado sabrá darte un plan adaptado a tus necesidades, por lo que ahorrarás dinero.