Las puertas de interior ocupan un gran espacio dentro de la casa o del piso donde vivimos. Te conviene elegirlas teniendo en cuenta su funcionalidad, pero sin olvidar el diseño. Te ofrecen muchas posibilidades para realzar la decoración de tu casa

 

 

Toma nota

Según su funcionalidad, las puertas de interior, principalmente, diferencian las distintas partes de la casa, lo que te permite elegirlas según las quieras para el salón, las habitaciones, el baño o la cocina.

En relación con el diseño y la decoración, has de tener en cuenta que son elementos muy visibles de la casa y juegan un papel fundamental en el estilo del conjunto.

Una primera clave para su elección consiste en el tipo de puerta que queremos o necesitamos. Para lugares pequeños o pasillos estrechos, las puertas correderas permiten ahorrar espacio, por lo que son una buena elección. Para las habitaciones, las puertas abatibles se ajustan mejor.

Para un salón, podemos optar por una puerta doble abatible o, incluso, doble corredera, que proporciona más sensación de amplitud y luz, especialmente, si es de cristal o combina cristal y otro tipo de material.

Existen muchos materiales para las puertas de interior. Las más habituales se componen de tablero de densidad media con efecto madera, pero también las encontramos de chapa de madera natural, de madera maciza, sintéticas, de vidrio y con distintos acabados. Algunas integran en la misma puerta vidrio con chapados de diversos colores complementados con tiradores a juego y líneas decorativas diferentes.

Aunque lo normal suele ser utilizar puertas con marco, las enrasadas, sin marco e integradas en la pared, representan una tendencia muy actual.

Tampoco hemos de olvidar, a la hora de elegir las puertas de interior, el suelo del que disponemos y los muebles. Un suelo de efecto madera va mejor con tonos madera o lacados, mientras que las baldosas permiten otros efectos.